La Casa de los Ángeles (Colección Macabra de Raúl Baena Amador) por Raúl Baena Amador

La Casa de los Ángeles (Colección Macabra de Raúl Baena Amador) por Raúl Baena Amador

Titulo del libro: La Casa de los Ángeles (Colección Macabra de Raúl Baena Amador)

Autor: Raúl Baena Amador

Número de páginas: 16 páginas

Fecha de lanzamiento: October 2, 2014

Obtenga el libro de La Casa de los Ángeles (Colección Macabra de Raúl Baena Amador) de Raúl Baena Amador en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Raúl Baena Amador con La Casa de los Ángeles (Colección Macabra de Raúl Baena Amador)

Observó detalladamente a la mujer del retrato y sintió que los ojos tristes de ella lo veían fijamente; parecía estar viva, como encerrada en ese papel, tan viva que Javier aparte de escuchar su propia respiración en el mudo recinto, comenzó a oír un respirar aún más acelerado.
Sus manos delgadas y sucias, temblaron húmedas de miedo y su corazón, puedo jurarlo, latía tan a prisa que cualquier adulto en su lugar habría sufrido un infarto.

Justo cuando imaginó que no podría más, una voz femenina surgió tras él. Javier reaccionó soltando el retrato, que cayó al piso rompiendo el cristal que lo protegía y su fino marco de madera con bordes dorados. La dulce voz femenina, venía de la sala de la casa y todo parecía indicar que la mujer entraría en la habitación.

–Se me queda quietecita y ya no ande haciendo corajes.

Escuchó el chico mientras descubría que la fotografía de la joven tenía una inscripción en la parte posterior; cogió el retrato y antes que la mujer de suave voz llegará a la habitación, se escondió tras el sillón. Javier oyó el taconeo de unos zapatos y el rechinar de algo que creyó, era una silla de ruedas.

Después de unos segundos el taconeo se alejó y Javier se asomó ligeramente para ver a la dama que abandonaba la habitación. Era una mujer blanca, alta y muy sana, de amplias caderas y un entallado vestido color blanco como sus zapatos y el tocado en su cabeza. La dama empujaba una silla de ruedas vacía, lo que hizo suponer a Javier que la persona con la que la dulce mujer hablaba estaba ahora sentada justo delante de él, en el sillón que le servía de escondite.


---Fragmento del Cuento de Terror “La Casa de los Ángeles”----

Libros Relacionados