Redireccionamiento de Meteoritos: Y la minería en el Siglo XXI (Un Futuro Diferente nº 14) por OSWALDO FAVERÓN

Redireccionamiento de Meteoritos: Y la minería en el Siglo XXI (Un Futuro Diferente nº 14) por OSWALDO FAVERÓN

Titulo del libro: Redireccionamiento de Meteoritos: Y la minería en el Siglo XXI (Un Futuro Diferente nº 14)

Autor: OSWALDO FAVERÓN

Número de páginas: 182 páginas

Fecha de lanzamiento: October 13, 2015

Redireccionamiento de Meteoritos: Y la minería en el Siglo XXI (Un Futuro Diferente nº 14) de OSWALDO FAVERÓN está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

OSWALDO FAVERÓN con Redireccionamiento de Meteoritos: Y la minería en el Siglo XXI (Un Futuro Diferente nº 14)

Los asteroides, cuerpos rocosos-metálicos sobrantes de la formación del sistema solar que orbitan el Sol, tienen níquel, cobalto, platino y titanio. La Luna es rica en tierras raras, un grupo de 17 elementos raros y caros útiles para la alta tecnología.
Otro elemento importante es el Helio-3, este podría dar energía a la Tierra por 5.000 años. El helio-3 es un isótopo del gas, es más ligero en el aire, es el combustible del futuro; el helio-3 permite la fusión nuclear como una fuente de alimentación eléctrica. Una tonelada vale 1.000 millones de dólares. Extraer el helio-3 es viable, según la Universidad Estatal de Moscú. El helio-3 es raro en la Tierra, pero abundante en el universo. Procede del interior de las estrellas, lo produce el Sol, que lo expele en el viento solar y lo transporta por el sistema solar.
Los chinos harán un alunizaje tripulado en 2017, la nave contará con un robot explorador. Su objetivo será buscar helio-3. Rusia estima que hay 15 toneladas de helio-3 en la Tierra, mientras que en la Luna, hay más de 5 millones de toneladas.
El helio-3 es considerado estable, seguro, limpio y barato. Se necesitan unas 100 toneladas de helio-3 para alimentar a la Tierra al año.
La Luna posee 1.600 millones de toneladas de agua en sus polos en forma de hielo. El agua podría descomponerse en hidrógeno y oxígeno que se guardaría en depósitos orbitales; tendríamos hidrógeno para las naves espaciales y oxígeno para respirar.
En cuanto a los asteroides, acceder a sus yacimientos plantea opciones: traer el material de los asteroides a la Tierra para su uso; procesar el material de los asteroides en el espacio y sólo traer a la Tierra el material útil; transportar el asteroide hasta una órbita segura alrededor de la Luna, la Tierra o la Estación Espacial Internacional y allí explotarlo.
La minería espacial impulsaría la conquista del espacio, tal cual el oro atrajo a los españoles a conquistar el nuevo mundo. La Luna tiene recursos como para sostener una colonia propia. El desafío para las empresas que quieren desarrollar la minería espacial es el costo, la gravedad, bajas temperaturas, presión atmosférica y la radiación.
Desde 1969, las potencias envían vehículos no tripulados para escarbar la Luna y otros astros, analizar su composición y mapear sus riquezas. Empresas privadas y agencias espaciales pretenden sacar provecho de esos recursos. Los países que compiten por establecer una colonia lunar son China, Los Estados Unidos y Rusia. Los tres disponen de la tecnología para enviar rovers que exploren su geología, logística para un descenso controlado y personal capacitado. Un rover, es un astromóvil, un vehículo de exploración espacial diseñado para moverse en la superficie de un planeta u otro objeto astronómico. Algunos transportan tripulantes; otros son vehículos robóticos parcial o completamente autónomos.
La Luna cuenta con minerales en abundancia que en la Tierra han sido descubiertos solo recientemente. Sí bien aún no tienen utilidad económica no sabemos que nos depara el futuro. La tranquillityita, la armalcolita, y el pyroxferroite, fueron hallados por el Apolo XI, en 1969. La tranquillityita contiene silica, circonio, titanio y hierro. Recibió su nombre del Mar de la Tranquilidad, una superficie de la Luna. La armalcolita es uno de los minerales que componen el polvo lunar. Recibe el nombre como homenaje a los tres primeros hombres que llegaron a la Luna (ARMstrong, ALdrin, COLlins). La armalcolita está compuesta por Magnesio, Hierro, Titanio y Oxígeno. La pyroxferroite está compuesta de hierro, silicón y oxígeno y pequeñas cantidades de calcio y otros metales.
La armacolita y la pyroxferroite, fueron encontradas en la Tierra en los años siguientes al viaje a la Luna, y en el 2012 se detectó tranquillityita en Australia.
Lo que pasará en la Luna, con un matiz diferente, debido a la alta tecnología implicada, nos recuerda, aunque muchos no lo perciban, a la fiebre del oro sucedida en California el

Libros Relacionados